¿Tengo la piel seca o está deshidratada? Aprende a distinguirlas

Aunque nos pueda parecer algo muy sencillo, es muy importante que sepas diferenciar entre si eres de piel seca o si estás deshidratada. “Una de las confusiones más comunes que podemos tener es creer que nuestra piel es seca cuando en realidad es que la tenemos deshidratada, o viceversa”. La confusión se debe a que ambas situaciones nos dan la sensación de sequedad y tensión.

Para que nos ayude a diferenciar una de la otra, hablamos con la especialista en cuidado facial, conocida como “La alquimista de la belleza”, la doctora Maribel Pedrozo. “La piel deshidratada es un estado de falta de agua, lo cual no tiene que ver con la naturaleza de la piel, imagínate que podemos encontrarnos con una piel grasa y deshidratada”, nos explicó.

“Si está deshidratada como resultado de las agresiones externas como el frío, el viento, un desajuste hormonal o una falta de líquidos, esto se mejora una vez se hidrata tomando agua y con tratamientos dirigidos a esta condición”, añadió la especialista.

Por otro lado, si la piel es seca, esto es por una falta de lípidos, que son esenciales para asegurar la cohesión entre las células, y esto hace que luzca reseca.

Ahora bien, ¿cómo sabemos cuál es nuestro caso?

  • Piel seca

Identificar este tipo de piel es muy fácil. Se ven los poros pequeños, se nota poca grasa debido al poco trabajo de las glándulas sudoríparas y se le dificulta producir o conservar la humedad del agua.

El cutis luce opaco, pálido, con escamas y con tendencia a agrietarse. Tiene poca elasticidad, por lo que se arruga prematuramente.

 ¿Cómo reconocerla?

  • Con la yema de los dedos, hala la piel hacia arriba: si observas la formación de líneas sutiles, no lo dudes; tienes piel seca.
  • Otros síntomas es quemarse o escamarse fácilmente con el sol.
  • Experimentar sensación de sequedad luego de lavarse la cara con agua y jabón.

 ¿Cómo cuidarla?

  • No uses jabón.
  • No la expongas al frío o viento.
  • Evita exfoliarla muy seguido.
  • Utiliza limpiadores y productos que contengan aceites vegetales o productos grasos; esto ayuda a limpiar, suavizar e impedir un temprano envejecimiento.
  • Consume mucha agua.

 

  • Piel deshidratada

La piel se deshidrata cuando la exponemos a demasiado frío, viento, sol y contaminación. También se puede deber a factores genéticos, enfermedades y falta de agua.

 ¿Cómo reconocerla?

La piel deshidratada tiene aspecto cansado, textura áspera y reseca, sensación de resequedad y una marcada sensibilidad al agua caliente y a los jabones.

¿Cómo cuidarla?

  • Toma mucha agua.
  • Consume antioxidantes A, C y E.
  • No fumes.
  • Evita tomar laxantes y diuréticos.

 

Lee más
thumbnail of feature post
6 mascarillas caseras para mantener la piel de la cara hidratada durante los meses fríos

 

Fuente: Siempre Mujer » Belleza

(4)