Siete películas que nos ayudarán a entender los desórdenes alimenticios

Peliculas Anorexia

Hasta los huesos, la aclamada (y también criticada) película de Netflix protagonizada por Lily Collins, ha traído a primera plana de la actualidad el problema de los trastornos alimenticios. Una realidad que hemos visto en documentales, sobre la que hemos leído en libros y que puede que hayamos visto sufrir a alguna persona cercana. Entonces, ¿por qué es tan difícil encontrar representaciones de trastornos alimenticios en el cine? Mientras que de otras problemáticas nos vendrán a la cabeza decenas de películas que las tienen como tema principal, pocas veces encontramos la anorexia o la bulimia como leitmotiv de una cinta. Estos son los (pocos) buenos ejemplos que hemos encontrado:

Una hija casi perfecta

The Best Little Girl in the World fue, probablemente, la primera película que trató el tema de la anorexia en pantalla, en 1981. Protagonizada por una jovencísima Jennifer Jason Leigh, esta cinta fue la primera oportunidad que la audiencia tuvo de conocer un trastorno que llevaba al personaje principal a vomitar la comida, hacer ejercicio de madrugada o llorar por su gordura cuando apenas pesaba 37 kilos. Unido a un doctor que hablaba claramente de muerte por inanición de las pacientes o de la influencia de las modelos de pasarela en la imagen distorsionada de la belleza, fue una pionera en su época, pese a que hoy en día vemos lo que retrata como algo demasiado explicativo que nosotros ya conocemos.

Hija Casi Perfecta

Por el bien de Nancy

Muchas de las representaciones sobre la anorexia que encontramos en el cine corresponden a telefilmes de serie B. Pero, en este caso, podemos rescatarla por tratarse de una historia (pseudo) autobiográfica, y de una persona famosa, además. Tracey Gold, la Carol Seaver de Los problemas crecen, fue una de las primeras celebrities en confesar sus desórdenes alimenticios. Es ella quien interpreta el papel de Nancy en esta película, aportando su propia experiencia a la protagonista. Es especialmente duro el retrato del trastorno obsesivo-compulsivo asociado a la anorexia, así como del sufrimiento no solo de la paciente, sino también de su entorno. Pese a su clasificación como serie B, sigue hoy en día siendo considerada una de las mejores representaciones de los trastornos alimenticios.

Nancy

Secreto compartido

Secreto compartido es una de las pocas películas sobre trastornos alimenticios que se centra en la bulimia en lugar de en la anorexia. Alison Lohman interpreta el papel principal, el de la hija de una psicóloga infantil que pronto nota que su hija se exige demasiado y empieza a actuar de forma extraña. Cuando las cosas se van de las manos y la vida de Beth, la hija, corre peligro, veremos una maravillosa aunque dura relación entre madre e hija, con una interpretación fantástica de las dos actrices protagonistas.

Secreto

Miedo a comer

Miedo a comer es más un documental, dirigido por Lauren Greenfield, que una película. Muestra los efectos físicos y psicológicos de la anorexia a través de la vida de cuatro mujeres, de entre quince y treinta años, que tratan de recuperarse de ella en un centro especializado de Florida. Si bien otras cintas se centran en los desórdenes en sí, Miedo a comer pone el foco sobre los diferentes tratamientos y cómo afectan a los pacientes. La crítica ha sido casi unánime en sus elogios a la película-documental, por su realismo y por la capacidad para concienciar.

Thin

Hambre al límite

Uno de los aspectos más peligrosos de los desórdenes alimenticios son los grupos de apoyo en internet en los que las personas que los sufren se inspiran para continuar perdiendo peso. Hambre al límite es una película de 2015 sobre una bailarina anoréxica que empeora su condición tras su descubrimiento de los grupos online de la llamada thinspiration (algo así como «inspiración para ser delgada»). La película retrata a Hannah, su protagonista, en una sala de chat imaginaria donde otros personajes le susurran al oído los consejos que suelen leerse en ese tipo de grupos online.

Hambre

Inocencia interrumpida

Con un reparto que incluía a algunas de las actrices más destacadas de su generación (Angelina Jolie, Winona Ryder, Brittany Murphy), Inocencia interrumpida retrata la vida en un centro psiquiátrico en los años setenta. Aunque la protagonista es Winona Ryder y los mayores galardones se los llevó Angelina Jolie, el personaje de Brittany Murphy era la representación de una enferma de bulimia, en la que al espectador se le muestran con crudeza y cierto histrionismo las causas y las consecuencias de sus desórdenes alimenticios, incluido su propio suicidio.

Inocencia

Cisne negro

Aunque el tema principal de la película Cisne negro no eran los desórdenes alimenticios, el personaje genialmente interpretado por Natalie Portman está obsesionado por la perfección, una de las características que suelen ser comunes a las personas que sufren anorexia o bulimia. El maremágnum de emociones que sufre la protagonista pone en peligro su salud física y mental, incluidas escenas en las que se pueden ver sus trastornos relacionados con la comida, en busca de una delgadez que la pueda llevar a la cima de su profesión.

Cisne

Imágenes | Hasta los huesos, Una hija casi perfecta, Por el bien de Nancy, Secreto compartido, Miedo a comer, Hambre al límite, Inocencia interrumpida y Cisne negro.

En Trendencias | ‘Hasta los huesos’ y las siete razones que la convierten en la nueva ‘Por 13 razones’

También te recomendamos

‘Hasta los huesos’ y las siete razones que la convierten en la nueva ‘Por 13 razones’

¿Un streaming de vídeo lento? Posibles soluciones configurando tu ordenador

Esta es la aterradora anécdota con la que Lily Collins comprendió por qué existen los trastornos alimenticios


La noticia

Siete películas que nos ayudarán a entender los desórdenes alimenticios

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Abril Camino

.


Fuente: Trendencias

(4)