De profesión influencer: sobre la presión y los 9.000 euros por foto. Esto vimos ayer en el programa de Cuatro

Gala

Front rows, posados junto a Gigi Hadid, millones de seguidores y likes en Instagram, viajes al paraíso… Parece que ser una influencer es el trabajo de moda, el que todos quieren conseguir. Muy bonito desde fuera, pero que ocasiona una gran presión cuando lo estás viviendo todos los días desde dentro. El programa de Cuatro Fuera de cobertura mostró ayer la realidad tras el trabajo de Gala González y varias influencers españolas de renombre.

Carmen, amiga de Celia Fuentes, la influencer que se suicidó con 24 años, cuenta ante las cámaras cómo vivía su amiga la presión de tener siempre la imagen perfecta en las redes sociales.

El lado triste de las redes sociales no vende. Los likes que te alimentan a la vez te destruyen.

Como Carmen declara, “ser influencer no es tan bonito como se pinta“. Todo el mundo parece que tiene derecho a opinar y decir lo que quiera respaldada por el anonimato que otorgan las redes, los momentos tristes no cuentan, no venden, y no aparecen en redes. Convertirte en un personaje te puede crear un conflicto difícil de saber llevar comenta Carmen.

Una tarde cualquiera… pero no cualquier tarde.

Una publicación compartida de Carmen Caula (@cestlavie89) el

La parte positiva de ser una influencer la ofrece Gala González, que nos muestra cómo vive los desfiles de Loewe desde el front row, rodeada de famosos y durmiendo en los mejores hoteles. Los compromisos que tienen con la marca, las fotos que cuelga, todo está perfectamente calculado.

El programa también habla con Beatriz Portela, representante de Gala González y otras influencers. “Los que están en ese nivel tan alto de ingresos son personas que han llegado con mucho trabajo y esfuerzo personal, y triunfan los mejores, y los mejores son muy pocos”. Beatriz habla de cómo funciona el negocio y el poder de influencia de la colaboración de estas chicas con las marcas. Los precios de una foto van desde los 300 hasta los 9.000 euros, explica Beatriz.

#MadeINspain After @loewe | 📷 @molvomau | 💇💄 @thereporthair

Una publicación compartida de Amlul.com (@galagonzalez) el

Con solo 19 años, Andrea Belverf lleva ya 3 años viviendo como influencer. Durante la grabación del programa tiene que parar unos momentos a desconectar y acaba agobiada tras un duro día de trabajando posando junto a Gigi Hadid, sacándose fotos y atendiendo a las fans.

Sunday poppp 🎈 I’m bringing good news! GIVEAWAY by @claudiaschiffer : 💋 You can win all her make up collection to recreate this look by doing the following: 1. Follow @ClaudiaSchifferMakeup 2. Follow @ARTDECO_Cosmetics 3. Follow @andreabelverf 4. Mention a friend in the comment below Winner announced November 27th!

Una publicación compartida de ANDREA BELVER (@andreabelverf) el

La influencer Lucía Bárcena reconoce llegar a sacarse hasta 5.000 fotos para elegir una sola que subir a Instagram con el fin de mantener a sus seguidores contentos. Todos los días actualiza su Instagram con varias fotos.

Fuera de Cobertura también habló con una psicóloga profesional, que advierte de los peligros de obsesionarse con Instagram. “Un mal uso de estas redes puede generar frustación, soledad y baja autoestima”, ha dicho Vanesa Fernández.

Cada vez que vemos una preciosa foto en Instagram deberíamos mirar un poco más allá de todo el trabajo que hay detrás y no quedarnos solo en lo superficial: todas las fotos que hay que sacarse día a día, todas las horas dedicadas a estar al día en las redes sociales, los viajes en solitario, la renuncia al tiempo libre, dormir poco, las largas sesiones de maquillaje y la imagen siempre feliz y perfecta que hay que crear porque es lo que vende en Instagram.

Ellas trabajan con representante, con un equipo que gestiona sus agendas y su ropa, las más importantes se dedican a esto en exclusiva y crean sus propias marcas para sacar aún más rédito del negocio online, como Lucía Bárcena y su marca de bikinis: Petra Swimwear.

Ellas cobran por acudir a los eventos, por cada foto que suben a Instagram como product placement, aunque también mezclan su vida real con la publicidad que tienen comprometida. Aún así, pocas veces ponen el hashtag de #publicidad o #ad cuando lo es, no como en Estados Unidos. Todo se vende como lifestyle, porque las marcas favoritas de estas influencers se convierten también en favoritas de sus seguidoras.

El negocio de las influencers no deja de crecer: Las marcas invertirán 1.000 millones de euros en influencers. Hasta el 52% de los españoles reconoce haber sido influido en sus compras por las redes sociales. Así que a este fenómeno aún le queda mucho futuro por delante.

Foto | Instagram @celfc

Vídeo completo | Fuera de cobertura

En Trendencias | Con estos sites podrás calcular cuánto vale tu perfil en redes sociales (y decidir si te estrenas como influencer)

También te recomendamos

Un sueño de cristal y oro para decorar tu piso esta Navidad

147 looks de influencers molonas durante la Semana de la Moda de Nueva York

Si solo sueñas con ser famoso, te quedarás sin la oportunidad de cambiar el mundo


La noticia

De profesión influencer: sobre la presión y los 9.000 euros por foto. Esto vimos ayer en el programa de Cuatro

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Chloe

.


Fuente: Trendencias

(7)